domingo, 17 de noviembre de 2002

Mueren niños por el hambre en Tucumán

Cuatro chicos muertos por hambre en Tucumán, titulares de los diarios del jueves 14/11/02. 

-Ya estamos como en Biafra- “Más 12100 chicos mueren anualmente en nuestro país a causa de la desnutrición infantil. Estos datos nos colocan en el mismo nivel que Biafra, porque arrojan un promedio de tres niños fallecidos por día, la cifra totaliza el cincuenta por ciento de los pequeños que están entre los dos y los seis años de vida”. Esto fue informado por el Dr. Luis Arauz, médico pediatra y el Dr. Enzo Vaccaro, director del hospital Fiorito. Juan Carr titular de Red Solidaria dijo: “no sólo en Tucumán hay altos índices de desnutrición infantil, sino que también hay registros significativos en Capital y gran Buenos Aires y que en total tenemos 260.000 chicos de 0 a 5 años que siguen desnutridos. 
En el diario La Nación del viernes 15/11 salió una carta de lectores enviada por Hugo Zimmerman que dice entre otras cosas “políticos argentinos, los declaro culpables de estas muertes sea por desconocimiento u omisión. Espero renuncias en masa”. Hugo, con todo respeto te digo que tu carta debió ser publicada el 28 de diciembre. ¡ Renuncias!, que es eso?. 
El ministro de salud de la nación, Ginés González García dijo “sentirse dolorido y avergonzado por esas muertes. Y se comprometió a lanzar un plan infantil que alcance al ciento por ciento de los chicos pobres. Es decir, recién ahora el señor ministro de salud piensa en el problema. Yo decía delante de este mismo micrófono el 18 de agosto de este año: - Dijo Marechal, “Sin cultura no hay progreso”. Que sentencia terrible para nosotros que vemos en un país rico, fértil, generoso y despoblado, gente que muere de hambre. Y cuanta gente hay en este país que no fue preparada culturalmente para saber que, plantando semillas y cuidando sus frutos, no morirán de hambre-. Esto lo decíamos hace mañana exactamente tres meses, y el señor Ginés González García, ministro de salud de la nación, dice ahora sentirse dolorido y avergonzado por las muertes, y se comprometió a lanzar un plan infantil que alcance al ciento por ciento de los chicos pobres. Señor ministro, yo creo que como pide Hugo Zimmerman en su carta de lectores, lo que usted tendría que hacer es renunciar y dejar que otro inicie ese plan. 
El precandidato presidencial José Manuel de la Sota dijo: “Todos los argentinos tenemos que sentir vergüenza y los dirigentes más”. No, señor de la Sota, la frase correcta sería que todos los argentinos tienen que sentir vergüenza de sus dirigentes. Hubo una voz aparentemente coherente; el señor ministro de la producción Aníbal Fernández que atribuyó las muertes de los chicos “a una sociedad enferma y a un grupo que gobierna que son unos hijos de puta, entre los cuales me incluyo”. Y dije aparentemente coherente porque lo coherente sería que el señor Fernández renuncie. Finalmente el señor Presidente Don Eduardo Duhalde dijo: “En la Argentina nadie puede morirse de hambre” –debió decir nadie debe, porque de hecho los chicos tucumanos pudieron- “si hay una sociedad que lo contenga. Yo diría que la responsabilidad es de la sociedad”. Esta declaración del señor presidente es francamente impresentable. 
Esta sociedad que día a día, desde hace muchos años ve engrosar las filas de desocupados; que soporta aumentos de todos sus gastos sin equivalencias en sus ingresos; esta sociedad señor presidente si alguna responsabilidad tiene es la de ser excesivamente mansa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario